martes, 13 de junio de 2017

Despacitoooo… en Cuba


Hoy quiero irme a la playa, así sin rodeos. Ya y de forma urgente. Estoy frita. Este calor madrileño de finales de julio-principios de agosto en junio me está dejando ko y si a eso le sumamos las rabietas de Principoso cada 0,5 segundos pues eso que estoy frita. Y ya si os digo que en mi bloque hay piscina pero que hasta finales de junio principios de julio no la abren es para… bueno, mejor no acabo la frase. Es lo que tiene vivir en una urbanización que aunque hay mucho niño también hay mucha persona mayor que nunca baja a la pisci y estoy convencida de que no quieren pagar más socorristas, ni más mantenimiento del que se paga… en fin… Yo como no soy propietaria, sólo inquilina no tengo ni voz ni voto. Sólo tengo una ventana desde la que mirar nuestra piscina cerrada.

Os acabo de soltar un rollo de proporciones considerables pero es que tenía que decirlo y tengo calor. ¿Ya os he dicho que me quiero ir a la playa? Lo más cerca que la tengo es en mis recuerdos así que aún corriendo el riesgo de que no os interese lo más mínimo os voy a hablar de mi luna de miel, así porque me apetece… Además, la sección del “Y ahora van” la tengo abandonada. En cuanto tenga las fotos la iremos nutriendo de cositas.

Cuando nos pusimos a buscar luna de miel había dos cosas a tener en cuenta: si mi madre se iba a poder coger vacaciones y cuántos días para quedarse con Principoso y en función de eso elegiríamos el destino. Cruzar el charco para cuatro días no nos compensaba. También queríamos hacer una mini escapada con Principoso para poder disfrutar también este momento con él pero eso dependería del presupuesto indudablemente.

Los primeros presupuestos que pedimos fueron para ir a Croacia. Llevo 11 años escuchando a Treintapapi decir: “quiero ir a Dubrovnik, quiero ir a Dubrovnik” y pensamos que podía ser un buen momento.
Pero empezaron a llegar los precios y nos parecía carísimo!! Además de que el primer circuito previsto salía como diez días después de la boda y eso llamarme “rara” pero creo que le hubiera quitado magia.
Lo de que empezaron a llegar los precios es muy aventurado decirlo. A día de hoy aún estamos esperando a que Viajes El Corte Inglés, Carrefour, Kuoni… nos pasen sus presupuestos. Debe ser que están sobrados de trabajo y de contrataciones de viajes.

Finalmente, mi madre podía cogerse los días de vacaciones en el trabajo que hicieran falta por lo que las posibilidades se abrían. La playita cada vez nos llamaba más pero al mismo tiempo queríamos patear. No queríamos estar una semana con una pulsera puesta. Cuba ganaba enteros.

Por recomendación de la madre de “elmejoramigodelmundomundial” escribimos a Saphora Viajes. ¡Qué maravilla! Os lo recomiendo 100%. Precios muy competitivos. Trato de 10 y todo lo hicimos por correo electrónico. 0 molestias.
Nos organizaron el viaje a Cuba que le pedimos. El típico paquete Habana- Varadero, cambiaron los hoteles las veces que hicieron falta (esto de leer críticas en Tripadvisor es lo que tiene, que te entran miedos con algunos sitios… ).

Finalmente viaje reservado y contando los días para salir el lunes después de la boda.

Lo peor de los preparativos: saber que iba a separarme de Principoso por primera vez. Que sí, que él iba a estar mejor que bien con los yayos y que la separación era por un buen motivo… pero era la primera vez. Dejarle el día que nos fuimos fue un dramón. Lo confieso. Lo pasé muy mal. Aunque evidentemente mereció la pena porque como pareja estas cosas también se necesitan.

Y llegamos a La Habana. Otro mundo. Todo lo que os pueda decir es poco. Es como transportarte 80 años atrás. En serio, sólo salir del aeropuerto y ver los coches ya te deja un poco como descolocado. Si vais preparaos para hacer cosas aparentemente inocentes como montar en CocoTaxi o en un convertible (sí el encanto de lo retro, coches clásicos que no ves en tu ciudad). Inocente, pero ahora que estamos en casa a veces le digo a Treintapapi, ¡estamos locos! Viva viajar sin cinturones y a lo loco porque ¡cómo conducen!









También tenéis que ir preparados para la “puntualidad cubana”. Y por favor que nadie se sienta ofendido con esto, tampoco sé si hay cubanos que me lean, pero el caso es que es horrible, hasta las guías que tuvimos lo admitían sin ningún problema. Y claro, estás de vacaciones y no te preocupa pero puede ser un poco desquiciante. Con deciros que el día que nos íbamos llegamos justísimos al aeropuerto por esto que os digo de la puntualidad cubana…

Consideraciones a tener en cuenta (por si alguien tiene pensado ir):

- Moneda: llevad euros, nada de dólares. El euro te lo cambian 1 a 1 (1 euro=1peso), pero con el dólar te cobran a ti el recargo que les hacen a ellos. Vamos que pierdes dinero. La moneda (CUP) sólo se cambia en la isla, fuera de allí es papel mojado. Se puede cambiar en los hoteles y en las casas de cambio oficiales. Eso es muy importante porque os pueden ofrecer cambio por la calle de una moneda paralela que utilizan pero que no se puede utilizar en todas partes. Lo de pagar con tarjeta mejor dejarlo para el hotel o similar. No pagar con tarjeta en cualquier establecimiento. Y ¡ojo! cuando acabe el viaje debéis volver a cambiar los pesos que os hayan quedado porque fuera de Cuba sólo sirven como souvenir. En el aeropuerto también hay casas de cambio. Pero no cambian cantidades pequeñas. Es decir, os tiene que sobrar dinero suficiente como para que te puedan dar euros en billete. Vamos, un negocio para ellos porque al final acabas comprando chocolatinas a precio caviar en el aeropuerto.

- Internet: Bienvenidos a la desconexión. Os puedo asegurar que de no haber sido mamá hubiera agradecido esta semana sin internet muchísimo pero necesitábamos saber de Principoso. Se pueden comprar tarjetas de una hora de conexión wifi de la compañía oficial estatal (ETECSA) por 3 o 5 pesos pero tampoco se puede usar en cualquier sitio (sólo en puntos wifi) y no a la velocidad que puedas estar acostumbrado. En nuestro hotel de La Habana nos regalaron una tarjeta a cada uno por cortesía, y en el hotel de Varadero no la regalaban pero te la vendían a 1,5 pesos por lo que tampoco estaba mal.

- Comida: Si queréis comer bien hay que comer su comida típica. Cuando intentan imitar la comida de los turistas no es muy buena, pero la comida típica es una maravilla. En La Habana os recomiendo el paladar “Doña Eutimia” (está cerca de la Catedral) una maravilla.
Fruta, fruta y más fruta. ¡Cómo puede estar tan buena! La piña me pareció de otro planeta.
Por cierto, “La bodeguita del medio” famosa en el mundo entero no nos gustó. Hay que ir, y escribir tu nombre en la pared porque es lo típico y porque todo el mundo lo hace pero la cena nos pareció realmente mala y los mojitos muy normales. Puede que esa noche el cocinero tuviera un mal día pero nuestra experiencia allí no fue recomendable.
Pero sí os digo que en el Valle de Viñales está la mejor Piña Colada que he tomado en mi vida. ¡Impresionante! Se encuentra en un chiringuito junto al mural de la Prehistoria y sólo por eso merece la pena ir hasta allí, además de por el paisaje evidentemente.

- Excursiones: Nosotros contratamos una excursión de un día para ir a la zona de Viñales y Pinar del Río y mereció la pena. En Pinar del Río compramos “Ron Guayabita”. Las personas que conocemos que ya habían estado en Cuba nos dijeron que era el mejor y allí que fuimos a la fábrica dónde vimos cómo se hacía y ya de paso nos fuimos cargados. El ron más comercial es el “Havana Club” pero por lo visto por los entendidos en bebidas espirituosas (nosotros no tenemos ni idea) éste es mejor. Nos costó 3 pesos cada botella por lo que yo creo que está realmente bien. En esta excursión también visitamos la fábrica nacional de tabaco pero aquí no nos dejaron hacer fotos porque es secreto de estado :) Sí que pudimos hacer fotos en la hacienda de un campesino que nos enseñó cómo hacer puros de forma tradicional. ¡Ojo! si vais a comprar ron o puros cuidado con las limitaciones en el equipaje de vuelta a casa.




- Varadero: Poco que contar. Cuatro días con pulserita puesta. Comiendo. Piscina. Playa. Peces. Un lujo vamos. La playa nos pareció impresionante.


- ¿Qué más hubiéramos hecho? Pues la verdad nos faltaron dos días más de viaje. Un día más en La Habana para aprovechar e ir a algún espectáculo como Tropicana (caro), Habana Social Club (nos lo recomendaba todo el mundo por la calle) o Le Parisien en el Hotel Nacional (bien de precio). Y un día más en Varadero para desde allí hacer una excursión a la zona de Santa Clara, Cienfuegos y Trinidad. Pero bueno, siempre nos quedará ir otra vez.

- Niños: La verdad creo que ir con peques sería un poco complicado, o soy yo que no me atrevería siendo tan pequeño todavía. Sin ir más lejos nuestro hotel en Varadero era NoKidsFriendly y no porque nosotros lo buscáramos así, ya sabéis que no estoy nada a favor de esas cosas, pero nos lo encontramos y debe ser la tónica general porque no vimos ni un niño. Aunque imagino que todo sería organizarse y elegir los sitios adecuados.

Por nuestra parte nuestro siguiente destino es Mallorca y ahora sí con el enano. La madrina nos espera con las puertas y los brazos abiertos.

¡Feliz martes 13! y sufrid el calor de la mejor manera posible. 

jueves, 8 de junio de 2017

¿Bye, bye chupete?


Después de una semana “trabajando” en el proyecto “Bye, bye chupete” hoy por iniciativa propia Principoso ha dormido toda la noche sin su preciado trozo de látex.

Pues sí, papis y mamis hace justo una semana decidimos que ya estaba bien de tanto apego obsesivo compulsivo al chupete y que igual que nosotros se lo dimos, nosotros debíamos incentivar su adiós.

Nuestra historia con el chupete ha sido un poco rara, o igual lo normal y yo no lo sé. Principoso tardó en engancharse al chupete, de recién nacido no lo quería ni en pintura pero fue empezar con los dientes y encontrar en él a su mejor aliado, y nosotros también, no nos engañemos.
El chupete le relajaba mucho, sobre todo en los momentos en los que quería dormir o estaba en crisis existencial por cualquier motivo que se os pueda ocurrir. De estos momentos de relax pasamos a una obsesión por su “ete” (entiéndase ete por chupete) que empezó a no gustarme y puede que nosotros fuésemos los primeros culpables por recurrir a él en demasiadas ocasiones.


El caso es que con 20 meses (sí, lo sé las recomendaciones dicen que no pasar de los 12 meses con el chupete pero los niños no son matemáticas) y tras una semana con este tema empezamos a decirle adiós. Lo que tenía claro es que no iba a hacer de este tema un trauma. Los primeros días le dijimos que por el día no hacía falta chupete, porque con el chupete puesto no puede hablarnos, reír y jugar cómodo y que si él quería por la noche se lo podríamos prestar un ratito. Bueno, yo le contaba esta peli y me miraba, si me entendía o no quién sabe pero a mí me hace sentir bien pensar que sigue mis “sermones”.

Los dos primeros días fueron durillos sin lugar a dudas. La música en casa era “ete, ete, ete” nonstop. Después ha pasado a preguntar por él muchísimo menos y anoche para mi sorpresa se durmió sin ni siquiera mencionarlo. Puede que haya sido flor de un día y que esta noche no nos vaya igual de bien y puede que los avances de esta semana sean retroceso la que viene. En este tipo de procesos con los niños puede que nos toque dar pasos atrás y volver a coger impulso, soy consciente. Pero, de momento no me quejo.

También podría haber realizado un tratamiento de choque como los de mi madre: “cuando eras pequeña perdiste el chupete en la playa, te dijimos que se lo había llevado el mar y nada, pasaste dos días muy malos y se acabó.” Y allí seguirá mi chupete fosilizado en el mar. Sin embargo, de momento preferimos hacerlo así ya que Principoso es capaz de coger la cartera de su padre para animarnos a que le compremos otro.

Con el chupete pasa lo mismo que con tantos otros objetos y temas relacionados con la maternidad que recibe odios y amores a partes iguales. Yo por mi parte intento posicionarme en el medio,  ni blanco, ni negro. Tengo que reconocer que cuando son pequeñitos es un descanso, siempre que la lactancia ya esté instaurada y que el niño lo quiera porque hay bebés, como “elmejoramigodelmundomundial” al que esto del chupete no le gusta nada de nada y eso que su madre tiene una colección de etes para hacer un museo; pero si la edad va avanzando y sigue con ese enganche, como es nuestro caso, hay que tener cuidado porque puede provocar problemas en los dientes o retrasos en el lenguaje. Pero como os digo, no todo es blanco o negro, usado correctamente algunos estudios han determinado que el chupete puede reducir en un 70% la muerte súbita del lactante por lo que todo tiene su cara A y su cara B.



Así que esto es todo por hoy, ya os iré contando avances aunque espero que todos positivos.

martes, 6 de junio de 2017

De nuevo un álbum de fotos por casa


Hace varias semanas que os tenía que contar sobre mi última adquisición, pero entre la boda y la luna de miel, que por cierto oficialmente acabó ayer y estamos muertos de pena :P, no había tenido tiempo.

El caso es que desde que tenemos cámaras digitales y en cada uno de nuestros viajes o momentos especiales hacemos una media de 300 fotos pues la verdad la magia de sentarte a ver las fotos en ese álbum que montaste con tanto cariño se ha ido perdiendo. O por lo menos eso es lo que nos ha ocurrido a nosotros. Es cierto que la falta de espacio en casa también hizo que desestimáramos eso de imprimir fotos y llenar las estanterías pero no es menos cierto que al dejar de hacerlo también hemos dejado de ver fotos. Sí, ahí están almacenadas en el ordenador y algunas van pasando por el marco digital del salón… pero… no es lo mismo.

En un par de años nos han pasado cosas tan importantes que la necesidad de volver a tener las fotos impresas ha aflorado, pero esta vez nos hemos decantado por montar las fotos en los álbumes ilustrados que nos permiten algunas empresas on line.

Con las fotos del embarazo que ya os enseñé realizadas por Y bajarte la luna elegimos el típico álbum Hofmann, bien de precio, fácil de hacer y llegó muy rápido. Nada que objetar, y qué os voy a decir, para mí es increíblemente bonito. Por la calidad de las fotos, por lo que significa…




Para el resto de momentos que han ido viniendo hubiéramos seguido con Hofmann si no hubiera sido porque descubrimos una nueva empresa: Saal Digital. La verdad: genial. El material, el acabado, los plazos de entrega. Todo perfecto y muy recomendable. En esta ocasión el libro lo hicimos con las fotos de nuestra sesión preboda de José Reina Photography. 







Y ahora vienen mis dudas: estoy igual de encantada con uno y otro álbum, con la diferencia de que el del embarazo lo elegí en brillo y el de la preboda en mate y la verdad me quedo con el mate. Los dedazos en el primero se notan demasiado pero eso nada tiene que ver con las empresas que los han realizado y sí con mi elección. El caso es que próximamente encargaré el álbum de la boda y el de la luna de miel y no sé con quién hacerlo… ¿Uno con cada?, ¿conocéis alguna otra marca que me aconsejéis?, ¿sabíais de la existencia de Saal Digital?

Por cierto, aunque aún no tenemos las fotos de la boda sí que os puedo dejar un avance que ha colgado el fotógrafo en su web.

Y ahora que ya está superado el lunes, Feliz Semana!!

miércoles, 10 de mayo de 2017

Llegar a casa con tu bebé, ¿y con ayuda?


Ha pasado el momento parto, el momento visitas en el hospital y os vais a casa. Cierras la puerta, espera, vuelves a abrir que te has dejado al pobre padre cargando con flores, bombones y peluches varios, cierras, ahora sí con todos dentro, haces la foto de rigor de “entrando en casa por primera vez” y ¡ohhh! y ahora, ¿qué hacemos?, ¿cómo lo hacemos? ¡mayday!, ¡mayday!

Vale, esto es sólo una recreación, que por los motivos que ya todos sabéis yo no pude vivir, pero imaginaos por un momento que en lugar de los peluches venís acompañados de otro tipo de regalo: una enfermera titulada que pasará tres horas con vosotros, cuando vosotros queráis, para que podáis preguntarle dudas, charlar, que os ayude con la lactancia, el baño del bebé... Yo creo que es muy positivo. Una enfermera que además no te va a infantilizar (mira esta primeriza…), que sí que todas son increíblemente majas o por lo menos con las que yo he dado pero las hay que no, y eso es una realidad, que no va a considerar tus preguntas estúpidas, que va a generar en ti y en el papá confianza… pues sinceramente creo que sería un gran regalo.

Mi experiencia de entrar en casa sin mi bebé ya os la conté, pero como con todo en la vida intenté sacar su lado positivo, que en medio de tanto lloro también lo había. Fueron 9 días en neonatos rodeada de enfermeras en todo momento y como os digo, quitando a dos “desastrosas excepciones”, el resto eran tan maravillosas que a día de hoy sólo tengo cosas que agradecerles. 

Todavía hoy pienso que si no fuera por su ayuda durante los 9 primeros días de vida de mi hijo, la lactancia no hubiera sido tan estupenda como fue, me ayudaron inmensamente, estuvieron con nosotros en el primer baño pero dejándonos hacer siempre, nos dieron mil trucos, nos enseñaron a quitarle los gases con sondas urinarias de mujer (muy, muy finitas) y nos dieron “material” para tenerlo en casa… nos hicieron fuertes sin nosotros saberlo, nos dieron confianza.

Tu bebé en casa
Y diréis, ¿por qué nos cuenta todo esto ahora? Porque si tenéis que realizar un regalo a unos futuros papás yo os aconsejo pasar por www.tubebeencasa.com.

“Tu bebé en casa” es un regalo diferente. Contratas la presencia de una enfermera 3 horas en casa para ayudar con las primeras decisiones y dudas respecto al bebé. La experiencia se reserva unas semanas antes de la fecha prevista de parto, por si se adelantara. Cuando el bebé nace los papis tienen 12 meses para utilizar su regalo cuando quieran, sólo tienen que avisar para reservar, aunque quizá la primera semana siempre es la más complicada y en la que más jugo podemos sacar.
Como con todo regalo la presencia es importante, por eso aunque la visita se realiza en casa, desde "Tu bebé en Casa" te mandan una cajita muy mona para poder regalársela a los nuevos papás o te dan la posibilidad de enviarla ellos directamente. Dispone de distintas modalidades en función del presupuesto que tengas, Newborn First Day, Newborn First Day Extended y Newborn training + gift.



Cómo comprar este regalo
Tienes distintas vías para ponerte en contacto con Tu Bebé en Casa:
·      A través de su web, www.tubebeencasa.com
·      Mandando un correo electrónico a hola@tubebeencasa.com
·      Llamando al 911 412 932
·      O en sus redes sociales: Twitter (@tubebencasa) y Facebook (tubebencasa)

Siempre que pienso en la llegada de un bebé seguir los instintos de madre es lo más importante porque ellos te dirán que es lo que tienes que hacer pero después de haber tenido “ayuda involuntaria” de enfermeras con mi bebé (sin contar con los “comentarios altruistas” de familiares y vecinos) creo que éste es un buen regalo. A mí, que cuando llegamos a casa lo hicimos con un pulsioxímetro de la guerra civil que pitaba constantemente porque no hacía bien contacto en un pie tan pequeño y pasamos el primer mes con el ¡ay! en la boca, poder tener a una enfermera en casa pues oye hubiera estado muy bien, y más en alguien como yo que quería vivir el día a día de esas primeras semanas a solas los tres.

Cambiando de tema Principoso y yo ya formamos parte de www.alergiaalaleche.es y ya hemos pedido el chupetero y la pulsera gratuita de “Soy alérgico a la leche”. Ya os contaré cuando nos llegue y en cuanto pueda prepararé un post sobre la web. 


jueves, 4 de mayo de 2017

Mamá se lo merece todo


Está siendo una semana rara, rara, rara… con esto de que en Madrid también tuvimos fiesta el martes ayer tuve un día regular. Me costó arrancar un montón y entre unas cosas y otras (de la boda todas) casi había olvidado que el domingo es el DÍA DE LA MADRE!!!

Los papás previsores seguro que ya tienen todo comprado, envuelto… Igual me equivoco pero creo que no es el caso de Treintapapi. Para los que ya lo tengáis, aquí tenéis ideas para el año que viene y para los que os esté cayendo ahora mismo una gota de sudor al pensar que quedan 3 días y aún no tenéis nada, éste es vuestro post. Si vas a pedirlo por Internet igual ya vamos tarde, pero siempre os quedará tirar de las manualidades que os traigo o pasar por alguna tienda física.

MI REGALO DEL AÑO PASADO. Qué me gusta un dibujo!
Voy a empezar con manualidades porque, os lo digo de corazón, me emociona mucho cuando ya son un poco más mayores verles con esa cara de inocencia y esa inquietud preparando el regalo para su mamá, guardándolo como el mayor de los tesoros y el momento de darlo esperando la respuesta de mami y su sonrisa. Decidme la verdad… no tiene precio. El collar de macarrones más “curioso” del mundo se merece un grito de emoción.

El año pasado Principoso era muy pequeño. Tenía 7 meses y Treintapapi tuvo que poner la imaginación y la logística para poder hacerlo.
Sólo os diré que fue la primera vez que Principoso utilizó pintura de dedos y como a mí me encantan estas cosas y mi querido sabía que me iba a dar rabia perdérmelo grabó un vídeo que formaba parte del regalo para que pudiese verlo. 


Después escaneó la obra picassiana para imprimirla en papel transfer y con ella hacer una camiseta para mí y otra para el niño. ¡Íbamos iguales! Enmarcó el original y junto con las camisetas y el vídeo fue un regalazo. Por no hablar de una carta que me hizo llorar lo que no está escrito. 



Utilizar el papel transfer es muy fácil. Treintapapi lo compró en Alcampo, pero os dejo un enlace de Amazon para que veáis que se puede conseguir sin problemas. Se imprime con normalidad y después se plancha en la camiseta.

Es tan fácil que cuando fuimos al Babyshower de “elmejoramigodelmundomundial” hice unas camisetas para V y Principoso con una foto de la ecografía del peque para darle la bienvenida al amiguito nuevo. ¡Quedaron preciosas la verdad!


Otra idea que está por la red estos días y que hoy he probado con Principoso (las que me seguís por Instagram lo habéis podido ver en mi Stories) es echar pintura de distintos colores en una lamina para témperas y después taparlo muy bien con film. Se lo damos al peque y le dejamos que frote bien (en mi caso que le dé mil golpes). Quitamos el film, lo dejamos secar y el resultado es muy bonito.
También podemos marcar la palabra mamá o el nombre del niño con cinta de carrocero y cuando esté seco al retirar la cinta quedará el nombre en blanco.



A nadie le amarga una joya
Con esto seguro no os voy a descubrir nada nuevo. La mayoría de firmas sacan ediciones especiales para esta celebración por lo que opciones hay miles.
Yo os dejo con las ideas de Singularu.

Con M de Malamadre
Hola! Hay alguien ahí? Me gusta mucho, mucho la camiseta de la colección TierraSanta. He dicho.

La Tribu de Mami
Vestir a juego con nuestros peques mola, mola mucho… o por lo menos a mí me gusta y ahora mismo las camisetas que me vuelven loca son las de “hijitis y mamitis” de La Tribu de Mami. Me parecen geniales y es una buena forma de dar un ‘zas’ en toda la boca a los que hacen comentarios inapropiados. ¿No sabéis cuáles son? Os dejo el enlace. Por cierto, la camiseta "Amar no es malcriar" también me hace ojitos,

Libros
Como ya os conté en mis recomendaciones para el Día del Libro hay un montón de títulos que estoy deseando que formen parte de mi estantería. Os recuerdo el post para que podáis ver de qué libros estoy hablando.

Con F de…
Y si nada de esto os convence si tiramos de Fotos y Flores será acierto seguro.

¡FELIZ DÍA DE LA MADRE A TODAS! Aunque suene a topicazo nos lo merecemos todo y todos los días son el día de la madre.

jueves, 20 de abril de 2017

Libros con humor y sensibilidad


Ahora que se acerca el día del libro no podía perder la oportunidad de hablaros de los libros que me acompañaron en mi embarazo y otros que llegaron en los primeros meses de mi maternidad. Como la lista no es muy extensa, lo de leer desde que nació Principoso es otro tema, también quiero compartir con vosotras mi lista de deseos (Treintapapi en mi Amazon libros está mi lista para que no te equivoques) por si os llama la atención alguno y podéis picar este fin de semana. Yo quiero picar con alguno!!! Eso o que alguno de ellos se transforme en mi regalo del día de la madre… Viéndolo así éste también puede ser un post de ideas para celebrar nuestro día… ¿Un auto regalo quizá?

¿Qué tengo por casa?

- Qué se puede esperar cuando se está esperando. Heidi Murkoff. Editorial Planeta. Original ¿eh? Vale, todas las embarazadas, o casi todas, lo tienen, no estoy descubriendo América pero es que yo lo usé tanto que no puedo más que recomendarlo. Con deciros que ¡lo tenía en mi mesita de noche! No sé, me tranquilizaba leer el por qué de los síntomas que estaba teniendo y me gustaba anticiparme a otros que podría tener sin alarmarme demasiado y sabiendo por qué ocurría cada cosa. Está claro que en Internet hay miles de páginas y si la cosa se pone seria por supuesto ahí están los médicos pero a mí me relajaba meterme en la cama con el libro y leer lo que me estaba pasando. Si algún día tengo otro bebé imagino que esto cambiará… más que nada porque ya no podré meterme en la cama relajada a leer, no porque el libro ya no me resulte útil.

- Parir con humor. Carles Capdevila. Ed. La Campana. Éste lo compré cuando ya había sido mamá pero no está de más leerlo después para reírse de una misma. Si lo lees antes genial porque te relajará de cara a lo que va a venir. El humor siempre es un buen antídoto para los nervios y para tomarse con filosofía ciertos comentarios. El argumento: “ella y él lo meditan, ella y él lo hacen, ella y él esperan, ella y él desesperan, ella tiene el Bebé (él mira) y el Bebé cambia por completo las vidas de ella y él”. Por el camino ella y él se encontrarán con las opiniones de los personajes invitados “el ginecólogo o el pediatra, los vecinos, el farmacéutico, otros papás o mamás, amigos sin hijos ni ganas, las abuelas…”.

- Soy buena MalaMadre. El libro del Club de MalasMadres. Ed. Lunwerg. Archiconocido libro y club. Sigue un poco la estela de lo que os hablaba en Parir con humor. Tratar con ironía ciertos temas que antes o después nos ocurrirán en nuestro embarazo, parto o postparto. Tipografías muy cuidadas e imágenes muy al estilo Malasmadres.

- Un regalo para toda la vida. Carlos González. Si podéis leerlo durante el embarazo mejor. La lactancia va a ser un tema muy recurrente durante nuestro embarazo y primeros meses o años de nuestro bebé por eso es importante desterrar ciertos mitos y las decisiones que tomemos lo hagamos con toda la información sobre la mesa.

-Lo mejor de nuestras vidas. Lucía Galán Bertrand. Ed. Planeta. Puff!! Da igual cuando lo leáis, embarazo, postparto, niño con 18 años… vais a llorar igualmente. Historias reales, sensibilidad al máximo y verdades como puños.
Tuve la suerte de que la autora me firmara el libro en uno de los “Gin con…” que organizan en Malasmadres y que no me podía perder porque éste fue el primer libro que conseguí leer después de que naciera el peque y eso es algo que no se olvida. Lloré, lloré mucho… pero no os penséis que es sólo eso también vais a encontrar mucha positividad.

Y ahora, mi lista de deseos

Os dejo los enlaces a Amazon por si os resulta más cómodo...
Y hasta aquí  mis recomendaciones para este Día del Libro 2017. 




miércoles, 19 de abril de 2017

Cupcakes vs Mediasnoches


Retomo temas del blog después de las vacas. Sí, ya lo sé, ya estamos a miércoles y las vacaciones hace días que han pasado pero ha sido un movido inicio de semana, con rotura de diente de leche incluida… eso y que me caso en un mes y una hace lo que puede para llegar a todo… :)

Hoy vengo con una reflexión muy personal y que igual es un poco polémica pero no hay miedo…

¿Sabéis esa sensación de tener que elegir bando para cualquier tema relacionado con la maternidad? Sí, seguro que sabéis de lo que hablo porque es un tema cero novedoso.

La verdad, entre nosotras nos respetamos muy poco. Tan sólo hacen falta dos madres hablando para poner en entredicho lo que hace una tercera. Y desgraciadamente lo hemos hecho todas y todos. Puede que en ocasiones sea incluso sin darnos cuenta con frases del tipo “no si yo no digo nada, si yo respeto lo que haga cada una, cada uno que haga lo que quiera pero…” y ahí tras ese pero damos la puntilla. Yo misma lo he hecho seguro, no lo voy a negar ni muchísimo menos y la verdad ¡es horrible! Bastante duro es ser mamá como para que estemos constantemente en una guerra entre nosotras. Horrible. Y encima artículos como el de este fin de semana publicado por El Mundo: “Malasmadres contra Súper madres: la última batalla que divide España” no ayudan nada. A mí sólo con leer el titular se me ponen los pelos de punta.

¿Por qué tengo que elegir bando? Quizá si me paro a pensar en el artículo me siento más identificada con lo que representa el grupo de Malasmadres, pero por lo que significa, lo que busca con el tema de la conciliación… pero también hay rasgos del otro bando que son yo. Particularmente no considero que “llevar a mi hijo todo el día en brazos” como se dice en el artículo con cierto tonito sea malo ni tenga que ser un rasgo exclusivo de las Supermadres. Hago lo que quiero y como lo quiero sin pensar de qué bando soy.

Pues siguiendo la estela de batallas que conforman esta guerra, tras los famosos lactancia vs. biberón, porteo ergonómico vs. no porteo, colecho vs. a su habitación… llega cupcakes vs. mediasnoches.

Diréis pero ¿qué dices? Pues sí, llevo varias semanas intuyendo un nuevo capítulo de esta guerra maternal. Hace varios meses incluso yo misma (entono el mea culpa) comenté en un post de otra mamá algo así como “qué guay celebrar el cumple como se hacía en nuestra infancia, se nos va de las manos…" pero de repente han ido pasando los meses y noto como de ese tipo de comentarios se multiplican y se ha pasado al “yo celebro el cumple con gusanitos y sándwiches en lugar de tanto cupcakes y cumpleaños tematizado porque mi vida no es Pinterest”. Y ahí es donde alucino!!
Una vez más para poner en valor la forma que hemos elegido para celebrar el cumple de nuestros peques parece que tenemos que tirar por tierra la opción elegida por otros padres, y que incluso eres mejor madre si lo celebras a la antigua usanza o eres más detallista si lo haces de la forma cuqui porque has dedicado más tiempo a la organización del evento. Yo por lo menos he recapacitado a tiempo.

¿Y qué más da? No creo que exista ninguna madre ni ningún padre que organice el cumple de sus hijos sin ilusión y sin amor, entonces ¿qué más da si ponemos cupcakes o mediaslunas? Llamadme loca pero no lo entiendo, o por lo menos ahora ya no lo entiendo.

Hace unos días vi a una mamá que la temática del cumple de su hija era de “cacas” porque la niña se lo había pedido y lo hizo!! Pues un aplauso por esa mamá! Su hija se lo pidió y la mamá cumplió su deseo. De cacas pues de cacas. Lo que no especifica la noticias es si había cupcakes o sándwiches en la celebración.

Cuando Principoso cumplió el primer año queríamos invitar a todo el mundo, creo que es normal. ¡El primer cumpleaños es muy emocionante! En casa no cabemos todos y elegimos un restaurante que nos gusta y que es muy familiar para comer ¡¡¡cocido de leña!! Nos apetecía y punto y una vez más no estoy en ningún bando. Cuando los niños del grupo sean más mayores evidentemente ellos serán los absolutos protagonistas y el número de invitados niños superará con creces al de adultos y habrá años que lo haré con cupcakes y otros con gusanitos y refrescos con mucho azúcar, otros me iré al parque de picnic y otros iré a un parque de bolas. No lo sé. El caso es que ¡da igual!

Ser felices y dejar serlo es la clave. Con Nocilla o Buttercream es lo de menos. Yo inconscientemente puede que haya juzgado en ocasiones pero ya me he parado, he pensado y he reflexionado. Sería genial que lo hiciésemos ¡todos los papis y mamis! Papis también eh? Que en todo este tipo de artículos nunca jamás de los jamases se menciona a los padres y eso también me cansa.

Por cierto el titular es idea de una amiga con la que estuve hablando de este tema el otro día. Gracias!