miércoles, 14 de diciembre de 2016

Elegir zapatos para empezar a andar


Cuando nos íbamos acercando a la fecha en que Principoso cumplía su primer año, pensaba: “Puff! Qué pereza empezar con los comentarios de ¿y todavía no anda?, ¿y todavía no habla?” Que conste que no me preocupaba en absoluto. Cada niño es un mundo y cada uno lleva su proceso para todo, ya sea la salida de los dientes, comer sólidos, gatear, andar, hablar… por lo que cero preocupación al respecto. Era más pereza que otra cosa. Porque sí, no nos damos cuenta pero somos muy pesados con ciertos temas. Me incluyo porque quizá antes de ser madre y estar sensibilizada con el tema he podido hacer yo esas preguntas. Madres y padres del mundo a las que les haya podido preguntar: perdón.

Pero, ocurrió. Unos días antes de cumplir el primer año, con ayuda de Treintapapi, mi bebé gateador dio sus primeros pasos. Tuve la suerte de poder pillarlo en un vídeo que por supuesto hizo las delicias de abuelos y demás familia. Aún faltaban varias semanas para que se soltara del todo, más por miedo de estos padres inexpertos que porque el niño no fuera capaz, pero ahora ya corretea, baila y es un no parar.

El primer año de vida el tema zapatos no nos preocupó mucho. En invierno tiramos más de calcetines gorditos y zapatitos sin suela que otra cosa y en verano, como coincidió con su etapa gateadora encontramos unos zapatos de Tuc Tuc que llevaban protección en la puntera que fueron perfectos.

Cuando llegó el frío, Principoso ya andaba y necesitábamos unos buenos zapatos. Prefería tener sólo un par de botas de invierno pero que fueran buenas, le dieran estabilidad, le protegieran el tobillo, tuvieran refuerzo en la puntera y fueran anchas y fáciles de poner. Con este bichillo continuamente tenemos el mismo problema: tiene mucha chicha en el empeine y no le entra cualquier zapato. Siempre que íbamos de tiendas Treintapapi se fijaba en las mismas botas, hasta que un día nos decidimos a comprarlas. Nos decantamos por unas Biomecanics. Que conste que no recibo nada por decir la marca, ojalá… porque no son precisamente baratas, pero no nos arrepentimos. El niño va increíblemente cómodo, son muy prácticas para lo que tienen que ser que Principoso ande seguro, ligero y con sus pies protegidos y además son muy bonitas, o por lo menos a mí me lo parecen. Así que hasta que el pie le crezca o pase el frío, no sé qué llegará antes, pasaremos el invierno con estas botas y unas zapatillas de deporte exclusivamente.


Os dejo el enlace a su web por si queréis echarlas un ojo.

http://www.biomecanics.com/es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario