sábado, 3 de diciembre de 2016

¿Quién está detrás de todo esto?


Pues a la vista está, y según la amplia proliferación de este tipo de espacios en la red, alguien no muy original, pero qué envidia me han dado todas las súper mamis que hay por la red y he pensado ¡yo también puedo hacerlo!

Soy periodista y profesora de Secundaria, de lo primero ejercí durante algún tiempo como coordinadora de una revista dirigida a profes y mamis y papis de niños de 0 a 3, de lo segundo no literalmente, pero sí he trabajado varios años como guía de museos en Madrid para niños. Momento en el que entré en contacto con los más pequeños ya que las actividades eran para criaturitas a partir de tres años. Sí, clases de 25 niños de tres años por un museo lleno de cosas que no se pueden tocar. Casi es más fácil desactivar una bomba. Sin embargo, esta experiencia fue muy especial, y por decirlo de alguna manera me ha marcado y ha convertido en la mamá que soy hoy. Porque sí, ¡ahora soy mamá!, quizá una mamá con más errores que aciertos, pero soy ni más ni menos la que le ha tocado a mi peque.

¿Por qué ahora? El momento no lo he elegido de forma arbitraria. “Principoso” (sí, no me preguntéis por qué, pero desde que nació, Treintapapi y yo, llamamos así al peque de la casa, algo así como decirle “mi príncipe” pero quitándole ñoñería) acaba de cumplir un año, parece que empezamos a entendernos, aunque a veces se lo regalaría a la vecina, y yo acabo de entrar de lleno en la versión 3.0. ¡Soy treintañera! Un buen momento para disfrutar de las relaciones afectivas, de amistad, para prosperar en el ámbito laboral, ir a cenas, tomarme gin-tonics, ir siempre a la moda… Espera, espera… en realidad no soy treintañera, soy Treintamami:

- Disfruto de las relaciones afectivas con Treintapapi (después de diez años de relación, cuatro de ellos viviendo juntos, no podemos quejarnos).
- También saboreo la compañía de mis amigas, muchas ya tienen hijos por lo que no corro el riesgo de aburrirlas con mis temas de conversación y las que no tienen babys y siguen ahí, en realidad, imagino que es simplemente porque me quieren.
- Voy de cena (con la “teta al aire”).
- ¿Tomarme gin-tonics? Ni siquiera sé por qué he puesto esto ya que ni aún siendo veinteañera los tomaba, imagino que quedaba bien y a la última. Ahora, confieso que tras el embarazo y un año de lactancia, muero por tomarme una copa, aunque antes casi nunca las tomaba.
- ¿La moda? Claro que sí, intento que Principoso siempre vaya a la moda… Ir de compras y no comprarme nada pero cargar para él es un clásico.
- He dejado en último lugar esto de prosperar en el ámbito laboral. Es cierto que en mi caso mi situación la he decidido yo a conciencia y entiendo que soy una privilegiada por ello. Cuando Treintapapi y yo decidimos que ya había llegado el momento de tener un hijo, lo hicimos teniendo guardados los ahorros necesarios para poder afrontar el primer año de vida del niño sin que mami trabajase. Ese primer año ya ha llegado, mis padres viven lejos y todavía son jóvenes y trabajan por lo que no pueden echarnos una mano, y de momento, y por todo ello, vamos a ampliarlo hasta que tenga dos años. Repito que sé que soy una afortunada por poder estar en casa con él y no perderme ni un solo segundo de su vida, pero esta situación también me hace admirar a todas las mamis que trabajan dentro y fuera de casa.
Es cierto que no nos podemos permitir grandes lujos, que no podemos acceder a una casa en propiedad… pero vamos viviendo la vida según nos va llegando. No os voy a negar que en muchas ocasiones me entra un desasosiego horrible a quedarme rezagada y que cuando quiera volver a trabajar nadie me quiera pero es una decisión ya tomada y meditada, aunque el miedo es libre y siempre está ahí.

No sé que le deparará a este blog, sólo sé que lo haré con cariño y como una forma de seguir escribiendo a pesar de no estar en activo. Es importante dejar claro que no soy una experta en maternidad, ni en pediatría… Sólo soy una experta de mi casa y de las cosas que nos funcionan o no a nosotros y desde esta perspectiva lo contaré. Sólo espero que nadie, en ningún momento pueda sentirse ofendido por nada que se explique en estos posts, una de mis máximas en la maternidad es que seamos libres todas y cada una de nosotras, porque somos madres y eso ya nos hace ser la leche, digan lo que digan. Aunque para que alguien opine sobre lo que digo se supone que tengo que tener seguidores y quizá eso ya sea demasiado pretencioso por mi parte. ;)
Veréis en todo momento que me referiré a las mamis. Para nada es una forma de excluir a los padres, de hecho Treintapapi va a ser igual de protagonista en todas las andanzas, a pesar de que él odia las redes sociales. Así que si leéis mamis, papis del mundo daos por aludidos.

La pedazo de foto que acompaña mi primer post es muy especial. Forma parte de la sesión de fotos que me hicieron en Y bajarte la luna (wwwybajartelaluna.com). Si aún no les seguís deberíais... son geniales y  creo que os hablaré de ellos en muchas ocasiones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario