jueves, 22 de diciembre de 2016

Treintamami loves Ikea


Que Ikea ya me gustaba incluso antes de ser mamá es evidente. Siempre me ha encantado. Me gusta que exista un sitio que democratice la decoración, que no sea necesario tener mucho dinero para tener tu casa a la última y con detalles que enamoran. Que con este post no os voy a descubrir nada nuevo también es obvio, pero por si queda por ahí alguna mamá en ciernes que necesite ideas nunca está de más repetirse. Porque si lo llego a saber es evidente que gastaría menos dinero en ciertas cosas que compramos para Principoso. Aunque eso creo que nos pasa a todos.

No voy a hablar de deco para el hogar, voy a hacerlo de aquellas cosas que me han salvado en mis primeros 14 meses de maternidad. Artículos muy útiles, prácticos y muy bien de precio. De juguetes tampoco voy a comentaros nada porque mi amor por los juguetes de la multinacional sueca es casi una obsesión y daría para otro post que seguro haré algún día.

1.     Es un clásico de Ikea. La cuna Sniglar es sencilla a más no poder pero hace la función que tiene que hacer. Nosotros la compramos porque a pesar de tener una habitación para Principoso con todo lujo de detalles (ya os la enseñaré), a día de hoy todavía no la ha estrenado. Desde el primer día en casa nos lanzamos en brazos del colecho sin ninguna duda. Un día una amiga me dijo “¡estás loca! ¡Cómo vas a comprar otra minicuna, aunque la tuya no sea de colecho! ¿Por qué no adaptas una cuna de Ikea? ¡Qué razón tenía! Próximamente os enseño cómo nos quedó. Cuna Sniglar
2.    Ahora un imprescindible. La trona Antilop me hace ser la madre mil millones que la tiene (o más). No hay restaurante que no cuente con varias de ellas. Es sencilla, fácil de limpiar y barata. ¿Qué más se puede pedir? Estamos encantados y no compraría otra trona por nada del mundo.Antilop

3.   El frotar se va a acabar. Lo de limpiar y limpiar los baberos y luchar con las manchas de puré como que no. Vienen en paquetes de dos y no pueden ser más útiles. No sobra el tiempo como para tener que estar perdiéndolo frotando manchas que con las de la caca en los bodies tenemos suficiente. ¿Por qué hacen esas fuentes de caca, por qué? Babero Kladd Randig
4.    Aprendiendo a beber. Ahora mismo es cuando más uso estamos dando a estos vasos adaptados para niños. Acaba de aprender a decir agua y está todo el día con su vaso en la mano. A veces bebe, a veces la desparrama por el suelo. ¡Es tan divertido! Börja
5.   Quitamiedos. Me encanta. El que se pueda recargar es lo más porque bastantes pilas gastamos ya con juguetes varios. Luz Noche Spöka

6.   Al agua patos. Esta es la bañera que usamos desde que Principoso ya no cabe en la bañera de Jané que utilizamos desde que nació y desde que decidió jugar al hundimiento del Titanic cada día. La ponemos dentro de la bañera de casa y las salpicaduras se llevan mejor. O se llevaban porque ahora nos encontramos en plena crisis de “no me pienso bañar sentado nunca más” y los baños largos y juegos han dado lugar a duchas rápidas de pie. Bañera para bebés Lättsam

7.   Lo compraría una y mil veces más. ¡Las usamos para todo! Vienen en un paquete de diez y siempre llevamos alguna encima. Ya sea para secar el culete, limpiar babitas… Toallas pequeñas Krama

Seguro que tengo mil cosas más de Ikea por casa para Principoso pero no os quiero aburrir más y esta sería mi súper selección. Aunque ahora que lo pienso los paquetes de platos de colores, cuenquitos y cubiertos son geniales… pero paro ya que ¡no acabo!
Ojo! Me gusta Ikea a nivel personal, no voy a entrar si es una empresa que hace esta cosa o esta otra mal… Desconozco su funcionamiento interno y de una u otra manera es algo que nada tiene que ver con el post. 

 Por cierto, ¿habéis visto que han sacado una hamaca para bebés?

¡Espero que el post os sea útil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario