martes, 31 de enero de 2017

Invitaciones de boda DIY


Aunque está claro que esto es un blog de maternidad y todo lo relacionado con ella, ya os dije al principio de los tiempos (es decir, hace dos meses) que en “Y ahora van…” os iba a ir contando cositas de lo próximo que va a ocurrir en mi vida: mi boda. Puede que no os interese lo más mínimo pero… y la ilusión que me hace contarlo qué?

Hoy me toca “spoilear” nuestra invitación de boda. Ahora que ya las tenemos prácticamente todas repartidas, o en proceso (yaya, padre aunque no me estéis leyendo tenéis que poneros las pilas 😅), os puedo enseñar cómo es.

Lo primero de todo contaros que finalmente ha sido una invitación DIY. Me enamoré de un diseño que vi por Internet y ya me podían enseñar mil y un modelos que no me gustaban. Así soy yo, de ideas fijas para todo.

Foto en mano fuimos pidiendo presupuesto en distintas empresas dedicadas al mundo bodil “Quiero 75 invitaciones iguales que la de la foto” y… ¡tachan, tachan!... el precio para nosotros era desorbitado. ¡Ojo! que no digo que no esté justificado ese precio (y más después de haber vivido en nuestras carnes el tedioso proceso) o que tenga algo en contra de los profesionales que hacen invitaciones de boda, para nada. Sólo que para nosotros era demasiado, exactamente 9 veces más de lo que finalmente nos han costado.

Sólo nos quedaba plan B: hacerlas nosotros. A mí me encanta como han quedado, pero no soy objetiva, y a pesar de que ha sido un trabajazo ahora cuando las entregamos mola pensar que son nuestras en todos los sentidos. 



En cuanto tuvimos fecha de boda lo primero que hice fue comprar un sello en Project Party Studio y gracias a él todos los DIY tienen ese toque, invitaciones incluidas. Si os vais a casar o tenéis cualquier evento en mente yo os animo a que hagáis sello, queda muy profesional. Con el diseño de los textos y el tipo de letra nos ayudó nuestra Wedding.

Poco a poco os iré enseñando más cosas, más que nada porque me apetece y por si a alguien le puede servir de inspiración.
Espero que os guste. 




Ese libro rosa que veis en las fotos es “El diario de la novia” de Petite Mafalda. Fue un regalo de los padres de “elmejoramigodelmundomundial” cuando se enteraron de que en un año tenían boda. Sólo os puedo decir que es muy útil y digno de la expresión “para morir de amor”.

2 comentarios:

  1. Currazo, y eso que en las fotos no parece tanto.

    En cuanto al Diario de la novia... Y tanto lo de "cuando se enteraron". Como que lo encargamos cinco minutos después de que nos lo dijérais 😂

    ResponderEliminar
  2. jajajaj cuando al día siguiente el mensajero apareció en casa flipé mucho, mucho...

    ResponderEliminar