miércoles, 9 de agosto de 2017

¡Puedes ser cualquier cosa!

Desde hace unos días tenemos la suerte de pertenecer a la plataforma Boolino Friends y el viernes recibimos el primer libro elegido para poder hablaros de él.

Han pasado ya varios días y nuestro libro está lleno de tomate, arañado… Y pensaréis, ¿eso es bueno o malo? Para mí buenísimo porque es síntoma de que Principoso no lo ha soltado y os puedo asegurar que no es una exageración mía. Además, ¿para qué están los libros si no es para ser usados?

El libro es ¡Puedo rugir! (1-3 años, Ed. Corimbo). Varias páginas de cartón duro con las que el peque puede disfrazarse del animal que aparezca en esa página e imitarlos ya que, además de las bonitas ilustraciones de su autor Frank Asch, con cada animal aparece una frase que le describe.




Es un cuento interactivo y muy divertido. Aquí todos hemos rugido como un león o rumiado como una vaca. Ya os he contado que estamos en plena fiebre de los animales (ahh! y los coches también) por lo que esta historia nos ha venido como anillo al dedo.



Lo de las manchas de tomate tienen una explicación. Estamos en época de comer mal, muy mal y en estos días el león ha comido macarrones, “chicha”, pescado… Tenemos al león muy bien alimentado y es que cualquier ayuda es poca.

El otro día montamos la sabana en casa gracias a una idea que le copié a @elpeluchenaranja (si podéis echad un ojo porque tiene un montón de ideas geniales). Hicimos arena lunar y por supuesto allí estaba el león del cuento observando detenidamente y manchándose como es debido.






El libro se despide con la posibilidad de que los peques se conviertan en una flor con el texto “¡Puedo ser cualquier cosa!” y sí, estoy segura de que los peques podrán ser lo que quieran ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario