lunes, 18 de septiembre de 2017

DIY: El regalo de cumple de Principoso

Cuando empezó esto de Treintamami debe ser que yo era otra persona, una que por lo menos sabía organizarse mejor. ¡Sacaba un post al día! Publicaba de lunes a viernes y descansaba los fines de semana. Necesitaba que el blog estuviera nutrido de temas por si entraba alguien, cosa que en diciembre del año pasado la mayor parte del tiempo eran conocidos, tuviera donde elegir, tuviera temas para decidir qué le apetecía leer. Fueron pasando las semanas y de 5 post semanales lo dejamos en 2, después en 1, después en ninguno… Y ¡ojo! No es porque no me apetezca es que de repente no he sabido donde dejar un ratito al día para mí.

Pensé, ¡venga! verano punto de inflexión, y en septiembre cuando Principoso esté en el “cole” escribiré por lo menos dos veces a la semana… La semana pasada, bueno la semana pasada era la semana de adaptación ya sabéis… mejor el lunes y hoy lunes estamos probando las mieles del éxito del “cole” de la mano de Principoso con una laringotraqueobronquitis aguda, vamos que tiene una laringitis que se le ha agarrado al pecho y parece Darth Vader. Genial oye, ventolín por aquí, Rhynomer por allá, un poquito de Apiretal y a disfrutar del lunes. Pero he dicho, ¡no!, tengo que escribir porque sí, porque me hace sentir bien por cansada que esté y he dicho venga hoy les voy a hablar del regalo de cumple que Treintapapi y yo le hemos hecho a Principoso, y es que en dos semanas mi “Ya no bebé” cumple dos años y hemos decidido hacerle un regalo muy especial: un supermercado molón hecho por Treintapapi ejecutando las ideas de Treintamami :P

Teníamos en casa un banco de madera que compramos en Ikea hace años, yo diría que el banco tiene unos 8 años y costó si mal no recuerdo 10 euros más o menos. Ha tenido muchos usos, desde balda para camisetas, mueblecito para poner macetas en el salón y su última, o penúltima vida, la vivió como banquito en el recibidor de casa para dejar los bolsos y demás al llegar, pero ya necesitaba o bien otra vida o pasar a mejor vida. Así que le hemos dado otra oportunidad, para mí, la más bonita que ha tenido hasta ahora.

Para hacer el supermercado hemos utilizado el banco de Ikea (no os pongo el enlace porque no lo encuentro, como os digo tiene muchos años), unos listones de madera, una balda y un retal, todo lo compramos en Leroy Merlin y pintura blanca que teníamos por casa. A esto le sumamos unas cestas que compré en Tiger por ¡1euro!, unas frutas, comida de mentirijilla y la reina del proyecto ¡la caja registradora! Al principio me enamoré de la caja registradora de Ikea pero… me enamoré yo. A Principoso le gusta hablar por el micrófono, pasar la tarjeta de crédito y que suene, pasar el lector por los códigos de barra… ese tipo de cosas. Pero no queríamos gastar mucho por lo que después de buscar nos decantamos por ésta de Toy Planet.












Aunque aún quedan dos semanas para su cumple decidimos dársela antes aprovechando las vacas de septiembre de Treintapapi y así poder dedicarle tiempo para jugar y jugar, además en su cumpleaños se juntará con más emociones y no podrá exprimir todo como se merece por lo que mejor espaciar los regalos. El resultado: un 10! Le encanta! Toquetear las monedas, hacer el rol del vendedor, del comprador y hablar por el megáfono: hola, adiós, gracias, mañana (hasta mañana), son 2, son 8 (euros) y así en bucle…

¿Qué fomentamos con el supermercado?
-       Empatía al adoptar el papel de un determinado personaje que se da en los juegos de imitación.
-       Desarrollo imaginación.
-       Aprendizaje de números
-       Familiarización con nombre de verduras, frutas…
-       Aprendizaje de saludos comunes y frases de cortesía

¿Qué os parece?, ¿os gusta cómo nos ha quedado?


Por cierto, ya que nos pusimos a cortar madera y nos iba a sobrar hicimos este perchero tan chulo. Sé que lo habréis visto en muchos perfiles de decoración y tiendas, imagino que los mismos que me han servido a mí de inspiración. Evidentemente no tiene la calidad de los que lo hacen profesionalmente pero a nosotros nos vale para nuestro propósito: que Principoso llegue a coger y colgar su chaqueta y deje su mochila cada vez que salimos y llegamos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario