martes, 10 de abril de 2018

Bizcocho de chocolate y plátano ¡sin leche!


Cierro los ojos y puedo ver a mi yaya haciendo su bizcocho tradicional, también puedo olerlo y tengo su receta guardada en la cocina. Esa receta típica que casi todos tenemos con las cantidades de los ingredientes según las medidas del envase del yogur.
Siempre he intentado imitarla pero nunca me ha salido igual de esponjoso… creo que me canso de batir los huevos mucho antes de lo que ella lo hace o simplemente es la mejor cocinera que he conocido nunca y me queda mucho camino para poder parecerme un poquito.

Sin embargo, hace unos años decidimos comprarnos la Thermomix y ¡ay, ay, ay! todo cambió. El bizcocho de mi yaya sigue estando más bueno, dónde va a parar, pero me aproximo un poco más. Eso sí, las recetas "oficiales" del libro las cambio y me las invento según me parece.

Luego llegó Principoso y su alergia a la proteína de la leche de vaca y ahí sí que le estoy sacando rendimiento. Galletas, bizcochos, tortitas… Es como que al tener este robot de cocina me da menos pereza investigar y ponerme a cocinar cosas que sí o sí las hemos realizado tradicionalmente con productos lácteos pero que ahora cuando la necesidad obliga necesito poder hacerlas libres de leche y que el resultado sea más que digno.

Sí, sé que sin Thermomix también puede hacerse, obviamente, la humanidad ha vivido sin estos ‘aparatejos’ hasta hace relativamente poco tiempo, pero repito que no soy mi yaya cocinando. Ya me entendéis.

Hoy os traigo la receta de mi bizcocho de chocolate y plátano que no es por nada pero está que te mueres de rico y casi no se nota la ausencia de productos lácteos.

La tableta de chocolate de la imagen es 100% chocolate negro sin leche. Decoración básicamente porque al peque le gustan más los chocolates de Moofree.

(Siento que no sea una receta apta para alérgicos al huevo pero en nuestro caso Principoso, aunque es alérgico al huevo, sí puede comerlo porque sólo le afecta el contacto con el huevo crudo, tenemos que asegurarnos de que esté bien cocinado y ya está. Si queréis ejemplos de recetas para alérgicos a la leche y al huevo os invito a que os paséis por el blog de Estefanía de Sin Trazas deLeche).

Ingredientes
-       100 g de aceite de girasol y un poco más para engrasar el molde.
-       220 g de harina (en la receta original son 250g pero quedaba mazacote he ido haciendo pruebas con menos cantidad).
-       200g de azúcar moreno, panela, azúcar normal… a elección (en la receta original son 250g de azúcar pero… es mucho hasta para mí. También influye que la receta original no lleva plátano y eso ya le da un dulzor especial).
-       2 plátanos
-       3 huevos
-       2 yogures soja chocolate (en casa usamos los de Mercadona).
-       1 sobre de levadura
-       1 pellizco de sal
Los siguientes ingredientes sacados de mi chistera:
-       pepitas de chocolate de Moofree (podéis comprarlos en Sin Trazas de Leche).
-       1 pellizco de canela

¿Cómo se hace?
-       Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos el molde (el mío es el típico de aro rojo de Ikea de 24 cm.) con un poquito de aceite de girasol y espolvoreamos un poco de harina.
-       Ponemos en el vaso el azúcar y pulverizamos durante 10 segundos.
-       Añadimos los plátanos y los huevos y trituramos 3min/37ºC/velocidad 5.
-       A continuación incorporamos el aceite de girasol y los yogures y mezclamos 5 segundos/velocidad 4.
-       Incorporamos la harina, la levadura, la canela y la sal. Mezcla 15 segundos/velocidad 3.
-       Añadimos las pepitas de chocolate y removemos con la espátula.
-       Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 35-45 minutos a 180ºC.
-       Dejamos enfriar durante 10 min., desmoldamos y si queremos podemos espolvorear azúcar glas.



Si no tenemos Thermomix nos pueden servir las cantidades para hacer igualmente el bizcocho. Recordad mezclar líquidos y sólidos por separado antes de incorporarlos, tamizar la harina… esos truquillos para que quede lo más esponjoso posible.

Éste mismo bizcocho es el que utilicé para hacer la mona de Pascua de este año. Sirve para todo.


¡Qué aproveche!


P.D Igual tendría que haber empezado el post con un ¡ey! Estoy aquí otra vez. Llevo desde octubre sin escribir y vuelvo por mis fueros, pero no. No tiene sentido. Hoy he escrito porque me apetecía compartir esta receta, más que nada por si hay más alérgicos en la sala. Puede que el jueves escriba, puede que no. Ya no me pongo plazos para nada. Y sí, ya sé que así no se llega a ningún sitio y no se consigue nada, pero tampoco sé si quiero llegar a algún sitio por lo que sólo me queda pedir paciencia a los pocos que seamos por aquí e invitaros a seguirme en Instagram donde publico con más asiduidad y os puedo enseñar cositas que vamos haciendo con el peque.

Ayer entregamos la preinscripción del cole. Nervios. Cruzad los dedos por mí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario